Proyecto Matria, Miraflores

 A una semana del paso del huracán María, el Museo de Arte de Ponce (MAP) abrió sus puertas al público, ofreciendo entrada gratuita, además de recorridos guiados por las exhibiciones, talleres de arte y lectura de cuentos para niños. Se transformó en un espacio de recarga y aliento en medio de la crisis que siguió la tormenta. De las casi 3,600 personas que visitaron el MAP ese mes, alrededor de un tercio no participaban de las actividades, sino que simplemente se sentaban a contemplar el arte o caminaban por los salones del museo.

"Solo querían estar en un lugar que les recordara algo de normalidad, buscar inspiración y fuerzas para seguir adelante", cuenta Sofía Cánepa, Jefa de Información y Alcance Comunitario del MAP.

Ese impacto que el museo tuvo en los residentes de Ponce luego del huracán y que continúa teniendo por medio de iniciativas comunitarias ha recalcado la importancia del arte como medio para enfrentar y procesar los momentos más difíciles y de hacer el arte accesible a todas las personas, sin importar su trasfondo.

A raíz del huracán, el MAP estableció una alianza con la Fundación Ricky Martín y el Departamento de Recreación y Deporte para llevar programación recreacional, deportiva y familiar a diferentes municipios. Como parte de este proyecto, el museo ofreció talleres de arte en las plaza públicas de pueblos como Florida y Loíza. También gracias al Fondo ADELANTE Puerto Rico, han llevado talleres de arte, que incluyen materiales y talleristas, a comunidades en Ponce y los pueblos aledaños. El propósito de todo esto es darle el espacio a niños y familias a expresar creativamente la diversidad de emociones nacidas de la situación actual del país.

"Nos hizo sentir mucho más cerca a la gente, le da razón de ser a nuestro trabajo. Estamos haciendo algo concreto por comunidades que ya de por si eran totalmente rezagadas y desventajadas desde antes del huracán", afirma Cánepa.

El MAP también retomó dos proyectos que comenzaron antes del huracán y que ahora cobran mayor relevancia. Uno incluye traer confinados de seguridad mínima bajo la custodia del Departamento de Corrección a visitar el museo y tomar un taller de arte. El otro es un proyecto con el Albergue Cristo Pobre de Ponce, en el que llevarán talleres de arte a deambulantes

"Ha sido tremendamente significativo y nos ha impactado también a nosotros en nuestro trabajo, en repensarnos, en nuestra pertinencia en estos momentos, y esto ha sido un cambio bien profundo y enriquecedor para todos los que trabajamos aquí, que nos plantea nuevos retos, nuevas formas de hacer nuestro trabajo, de dar mayor pertinencia a las organizaciones culturales y lo que están haciendo para llegar a quienes habitualmente no se llegaba", explica Cánepa.

En adición a estas iniciativas directas, el MAP también fungió como sede para exámenes estandarizados del Departamento de Educación y para un adiestramiento ofrecido por el Heritage Emergency National Task Force de FEMA y The Smithsonian Institution a instituciones culturales sobre el manejo de emergencias. Además, la Gala Anual del MAP, celebrada en diciembre del 2017, fue dedicada a la reconstrucción de Puerto Rico y parte de los auspicios fueron donados a las organizaciones Caras con Causa y Hogar San Miguel.

La Red de Fundaciones de Puerto Rico es un vehículo de acción que amplía el trabajo estratégico de sus miembros y organizaciones asociadas para mejorar la calidad de vida de las poblaciones vulnerables.