Proyecto Matria, Miraflores

Mucho antes de que pasara el Huracán Maria, la mayoría de los niños residiendo en el Hogar Cuna San Cristóbal ya habían vivido situaciones traumáticas. Muchos fueron removidos de sus familias, en ocasiones múltiples veces, por abuso o negligencia y colocados en hogares temporeros por el Departamento de la Familia. Para ellos el Hogar Cuna era su cuarta o quinta parada en el sistema y con suerte la última.

Catorce niños, ninguno mayor de 7 años, pasaron el huracán María albergados en el Hogar Cuna San Cristóbal. El personal a cargo de su cuidado les explicó que cuando pasara la tormenta las cosas no estarían igual a como eran antes.

"Los niños tienen mejor capacidad de manejar los cambios que los adultos, siempre y cuando se los anticipemos, " cuenta Ivonne Vélez, directora ejecutiva del Hogar Cuna San Cristóbal.

"Los niños que vienen a través del Departamento de la Familia tienen que tener un plan de adopción. Tienen que haber vivido una situación bien difícil para que se contemple la adopción como una alternativa", explica Vélez.

El día después de que pasara María, en su pequeño rincón del monte en Caguas, los niños del albergue observaron cómo los vientos destruyeron los árboles alrededor de su escuela, sus huertos, un salón cuyo techo colapsó. No había luz ni agua. Aunque había comida almacenada, eventualmente se quedarían sin provisiones. Las compras de comida se hacian con un sistema de tarjeta electronica que no estaba funcionando.

Además de cuidar de las necesidades básicas de los niños y bebés, en el Hogar Cuna también atienden a su educación y les brindan tratamiento para condiciones de salud y de salud mental. Todos esos programas se vieron afectados por el huracán. Los fondos de emergencia ayudaron a mantener el albergue funcionando.

Poco a poco se han ido normalizando las operaciones del albergue, con la excepción del programa de adopciones. Unas 17 solicitudes de adopción fueron retiradas desde la tormenta. Luego del huracán, recibieron dos bebés por entrega voluntaria y tienen a otra madre en comunicación con el albergue para entregar a su bebé una vez nazca.

Ivonne Velez, la directora ejecutiva del Hogar Cuna San Cristobal explica, “por estos niño seguimos trabajando para que eventualmente todos lleguen a un hogar feliz y seguro.”

La Red de Fundaciones de Puerto Rico es un vehículo de acción que amplía el trabajo estratégico de sus miembros y organizaciones asociadas para mejorar la calidad de vida de las poblaciones vulnerables. 

Instituto de estadísticas

La Red de Fundaciones de Puerto Rico apoya la labor que ha llevado a cabo durante años el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR) y hacemos hincapié en la importancia de que esta entidad conserve su autonomía. Esto, ante la posibilidad de que el IEPR se consolide con el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), según fue plasmado en el Plan de Reorganización #7 aprobado por la Asamblea Legislativa, y en el Plan Fiscal certificado de la Junta de Supervisión Fiscal.

Las estadísticas y el Tercer Sector- Noticel