Proyecto Matria, Miraflores

Dentro de un pequeño salón en una iglesia del sector Miraflores en Orocovis, unas 20 personas, la gran mayoría mujeres, se graduaron del primer ciclo de talleres de apoderamiento del programa Casa Solidaria, creado por la organización comunitaria Proyecto Matria.  Salen para tomarse una foto, sonrientes y entusiasmadas sujetando sus certificados, con los montes todavía reverdeciendo de trasfondo. Esa foto se publica en las redes sociales con la etiqueta #MirafloresEsElFuturo. Miraflores es el futuro.

De los lugares que Matria visitó luego del huracán María, quedaron impactados con Miraflores, donde atendieron a unas 35 familias. Muchos residentes de la comunidad están desempleados, tienen problemas del habla y de audición, incluyendo familias sordomudas, algunos no saben leer ni escribir y hasta los que tienen un grado mínimo de escolaridad no tienen destrezas para emplearse. Por eso Matria escogió a Miraflores para implementar Casa Solidaria, su programa piloto de recuperación. La comunidad fue muy receptiva a ser parte del proyecto que tiene como fin empoderarlos y darles las herramientas para crear microempresas.

Lo que distingue el modelo de incubación de empresas de Matria es que "es un modelo holístico y de empoderamiento, y que contrario a las incubadoras de empresas tradicionales que casi siempre se enfocan en poblaciones de un nivel profesional más alto, nuestro modelo se enfoca en personas que son empresarios y empresarias por necesidad. Que su situación económica las obliga a generar algún tipo de actividad económica porque no hay empleo en el sector y no tienen otras opciones", explica Amárilis Pagán Jiménez, directora ejecutiva de Proyecto Matria.

El primer grupo ya comenzó un proceso que durará como mínimo un año e incluirá talleres de empresarismo, asistencia técnica individualizada, búsqueda de capital semilla y asesoría para que puedan dar los primeros pasos en sus negocios. Dentro del proyecto también se les ofrecerá apoyo psicosocial, asesoría legal gratuita y hasta maestros que atenderán a sus hijos luego de que salgan de la escuela. También incluirá un componente de reconstrucción de viviendas, desarrollos agrícolas y un comedor comunitario. Es un proyecto a largo plazo y de múltiples facetas que durará entre tres a cinco años.

Para Matria es algo histórico porque en sus 14 años de existencia es la primera vez que gradúan hombres de sus talleres. Matria es una organización feminista que nació para dar servicio a mujeres sobrevivientes de violencia de género y a jefas de familia. Durante los años expandieron su alcance para incluir miembros de la comunidad LGBTQ y ahora bajo Casa Solidaria comienzan a trabajar con familias enteras, incluyendo varones.

"Han respondido tan bien a los talleres que eso nos demuestra lo que nosotras siempre pensamos, que el modelo nuestro como se creó para mujeres en una situación tan extrema de vulnerabilidad, es aplicable y ayuda a cualquier otra persona que esté en una situación de vulnerabilidad", pondera Pagán Jiménez.

Por eso crearon la etiqueta #MirafloresEsElFuturo, son los participantes de este programa los que están abriendo camino para futuras Casas Solidarias en otras comunidades alrededor de la isla.

La Red de Fundaciones de Puerto Rico es un vehículo de acción que amplía el trabajo estratégico de sus miembros y organizaciones asociadas para mejorar la calidad de vida de las poblaciones vulnerables. 

Instituto de estadísticas

La Red de Fundaciones de Puerto Rico apoya la labor que ha llevado a cabo durante años el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR) y hacemos hincapié en la importancia de que esta entidad conserve su autonomía. Esto, ante la posibilidad de que el IEPR se consolide con el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), según fue plasmado en el Plan de Reorganización #7 aprobado por la Asamblea Legislativa, y en el Plan Fiscal certificado de la Junta de Supervisión Fiscal.

Las estadísticas y el Tercer Sector- Noticel