Proyecto Matria, Miraflores

Entre las decenas de proyectos e iniciativas que trabaja la organización de autogestión comunitaria Casa Pueblo, ubicada en Adjuntas, la que ha tomado prioridad tras el paso del huracán María ha sido la de energía solar. Esto cada día cobra mayor relevancia cuando se considera que muchas zonas rurales, incluyendo gran parte de Adjuntas y los municipios aledaños, continúan sin electricidad luego de cuatro meses del paso de la tormenta.

Además de repartir suministros de primera necesidad, Casa Pueblo logró que 80% de los hogares en Adjuntas tuvieran acceso a lámparas solares. Estas también fueron repartidas en Jayuya, Utuado, Yauco, Castañer, Lares, Loíza, Vieques, Aibonito, Humacao, entre otros municipios. Igualmente, la sede de la organización, que desde el 1999 es operada con energía solar, se convirtió en un oasis energético en la zona sur y central para que las personas pudieran recargar sus teléfonos celulares y así lograr comunicarse con sus seres queridos en y fuera de la Isla.

Su foco en estos momentos está en establecer comunidades solares. Instalaron paneles solares con almacenamiento y batería en 10 hogares con necesidades especiales en Adjuntas, particularmente donde habían personas dependientes de máquinas de diálisis o de terapia respiratoria. También energizaron un centro de personas de edad avanzada, el centro Head Start y el refugio principal del municipio.

Actualmente se encuentran en proceso de escoger las primeras 16 casa que recibirán neveras solares. Esta iniciativa, impulsada gracias al Fondo ADELANTE Puerto Rico, eventualmente impactará entre 25 a 30 hogares en Adjuntas. Esperan que estos se conviertan en un oasis para sus comunidades, donde sus vecinos también puedan almacenar alimentos y medicinas.

"Desde el punto de vista de educación le vamos a mostrar a la comunidad y al país que hay otras alternativas para manejar (el tema energético). Porque una de las causas principales por la que hay generadores en muchos sitios es para energizar las neveras", apunta Arturo Massol Deya, director asociado de Casa Pueblo.

El huracán también aceleró la implementación de dos proyectos energéticos comunitarios. En enero la estación Radio Casa Pueblo se convirtió en la primera emisora caribeña en operar totalmente con energía renovable y a finales de febrero esperan inaugurar un cine solar.

A largo plazo, Casa Pueblo aboga por una transición a nivel de país hacia un modelo de energía renovable, por lo que crearon la campaña #iLuminarPRconSOL.

"Casa Pueblo lleva impulsando hace mucho tiempo una transición en el modelo energético a uno de autosuficiencia energética donde dejemos atrás los combustibles fósiles y nos movamos a fuentes limpias (de energía). Eso no es nuevo, es una agenda de trabajo pensando en la conservación de los recursos naturales y ambientales. Con el paso de María se acentúa la necesidad de provocar esa transición y como no tenemos control, ni mucha fe en lo que ocurre de arriba hacia abajo, pues nos toca impulsar ese cambio en el problema energético de abajo hacia arriba", expresa Massol Deya.

La Red de Fundaciones de Puerto Rico es un vehículo de acción que amplía el trabajo estratégico de sus miembros y organizaciones asociadas para mejorar la calidad de vida de las poblaciones vulnerables. 

Instituto de estadísticas

La Red de Fundaciones de Puerto Rico apoya la labor que ha llevado a cabo durante años el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR) y hacemos hincapié en la importancia de que esta entidad conserve su autonomía. Esto, ante la posibilidad de que el IEPR se consolide con el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), según fue plasmado en el Plan de Reorganización #7 aprobado por la Asamblea Legislativa, y en el Plan Fiscal certificado de la Junta de Supervisión Fiscal.

Las estadísticas y el Tercer Sector- Noticel